Cambridge, el clásico adecuado al presente