Los Sofás Chester Berto Salotti en un Vídeo

Berto Salotti es un compromiso empresarial caracterizado por la calidad desde 1974.
Los métodos de producción del sofá Chester por parte de Berto Salotti son los mismos que caracterizan este extraordinario objeto desde principios del siglo XVIII. Berto Salotti respeta y valoriza las técnicas y los métodos originales en todos sus sofás capitoné, y es quizá por esa razón que alguien ha definido estas piezas artesanas “manufacturas de arte”.
Capacidad técnica y competencia artesanal: sin estos factores, el respeto de las peculiaridades productivas típicas de la tradición no se puede alcanzar. Por esta razón, el talento de las personas que trabajan en Berto Salotti es el patrimonio más valioso de la empresa, profesionales crecidos en la escuela de los Hermanos Carlo y Fioravante Berto, artesanos únicos y de valor reconocido en la creación de estos sofás.
La calidad nace a partir de la selección de la piel, de origen natural y único, caracterizada, no por causalidad, por signos distintivos que son garantía de autenticidad. De hecho, cada manto tiene sus propias particularidades, inconfundibles y exclusivas. A esto se suma el increíble confort y la total y muy agradable adaptabilidad a la temperatura del cuerpo humano.
Todos los sofás Capitoné, en todas sus partes, de las más visibles a las más ocultas, se crean con gran atención al detalle. De hecho no se puede hablar de calidad general si se hace caso omiso de la total, absoluta precisión en cada fase del trabajo, en cada detalle de la construcción.
Por ejemplo, la estructura de madera maciza se crea gracias a un denso entrelazamiento de las cuerdas y muelles bicónicos de acero, particulares fundamentales que confieren al sofá solidez y durabilidad en el tiempo… legendarios.
Luego se fijan las telas de yute, e inicia así la primera construcción de la que va a ser la estructura portante del sofá. Sucesivamente será el turno de los rellenos, auténticas obras maestras de la funcionalidad, con su incomparable punto de equilibrio entre comodidad y robusteza.
La estructura del sofá de madera maciza está completamente tapizada: es el momento de cubrirla.
Ojo atento y manos expertas: la forma del sofá nace así, entre una atención espasmódica para el detalle (vista de cerca del botón que se fija) y una gestión experta de las formas de conjunto (toma ancha del conjunto).
La elaboración del manto en el tradicional y siempre nuevo capitoné de botones que se realiza gracias a estas herramientas típicas e insustituibles que son las agujas curvadas y de dos puntas.
Herramientas, técnica, sabiduría transmitida por los maestros artesanos: nuestra joya de la corona, el sofá Chesterfield, nace así.

Volver a las noticias

  • SHARE THIS
24/05/2011